Nuestra filosofía y valores DEFENSUS®

Nuestra filosofía se basa en el aprecio del inconmensurable valor de la vida humana (la cual debe ser siempre respetada, cuidada y protegida).

 

Precisamente para proteger nuestra vida (y la de otras personas) cuando ésta esté en peligro, es por lo que le damos tanta importancia al buen adiestramiento en técnicas de protección y supervivencia. Nadie tiene derecho a quitarnos la vida o a herirnos física o moralmente. No hay derecho más importante que el derecho a vivir, de ahí que los códigos legales y morales amparen y promuevan la protección de la vida y el uso de la legítima defensa que, en ocasiones, no solo es un derecho sino también una obligación legal y moral (p.e. un padre o una madre protegiendo a sus hijos).

 

El aprender DEFENSUS® no nos convierte en personas más agresivas, justo al revés. De hecho, enfatizamos constantemente en la conveniencia de evitar las situaciones de peligro y la confrontación. Solo cuando no sea posible evitarlo es cuando daremos una respuesta física, con conocimiento, proporcional a la amenaza/agresión, siempre dentro de los límites legales y morales. Es decir, lo justo para neutralizar la agresión y volver a casa sanos y salvos. Para evitar ser un objetivo fácil o una víctima, el estudio de un buen sistema de defensa personal es la única manera para transformar nuestro cuerpo y mente en un arsenal de armas de autoprotección listas para ser usadas en cualquier lugar y en cualquier momento para protegernos y proteger a otros: “SEMPER EXPEDIUS” (siempre preparados), como dice nuestro lema.

 

Y de la misma manera que tratamos de proteger nuestra vida de las agresiones externas, lógicamente también deberíamos protegerla de aquello que igualmente agrede nuestra vida como el consumo de drogas, de alcohol, malos vicios, malas acciones, malas compañías, actitudes temerarias e irresponsables, etc.

 

Y no solo hay que hacer todo lo posible por preservar la vida sino que, además, hay que vivirla con dignidad, libertad, alegría, plenitud, esperanza, optimismo y valores, y buscando siempre lo bueno, lo bello y lo verdadero.

 

 

VALORES

 

Desde nuestra perspectiva, el adiestramiento en un sistema de defensa personal no solo debe constar de conceptos y técnicas defensivas, sino que conviene esté bien condicionado por una serie de valores éticos y humanos. De lo contrario tendríamos el riesgo de caer en los antivalores como la soberbia, la irresponsabilidad, la deshonestidad, la falta de respeto, la ingratitud, la pusilanimidad en combate… En DEFENSUS® otorgamos una gran importancia a los valores, por tanto cada clase o seminario (y todo lo que le rodea) es una magnífica oportunidad para cultivarlos y mejorar como combatientes y como personas.

 

A modo de decálogo, hemos seleccionado 10 valores que consideramos verdaderamente muy importantes.

 

1. HONOR. Entendido como cualidad moral que lleva a la persona a actuar rectamente, a cumplir con su deber respecto al prójimo y a si misma. Es una cualidad unida muchas veces a la virtud, al mérito y a las acciones heroicas. En nuestros alumnos puede ser un padre de familia protegiendo a su familia, una mujer defendiendo su dignidad frente a un acosador o violador, un policía o un militar en una intervención arriesgada protegiendo a personas en peligro.

 

2. CORAJE. Entendido como bravura, determinación y vehemencia con que se acomete una acción, especialmente con que se acomete al enemigo o se afronta un peligro o una dificultad. El coraje representa una poderosa fuerza de voluntad que se convierte en habilidad a la hora de sobreponerse y afrontar con arrojo las dificultades. Para desarrollarla entrenamos a nuestros alumnos mediante determinados ejercicios de forma que si surgen dificultades en una situación real estén mejor preparados para superarlas.

 

3. ESFUERZO. Entendido como la fuerza con la que una persona se propone lograr un objetivo y que, muchas veces, requerirá además otros grandes valores como la paciencia, la perseverancia, la confianza y la esperanza en lograrlo. En nuestras clases lo trabajamos en distintas facetas: el Instructor enseñando y liderando, los alumnos aprendiendo, y todos ayudando a sus compañeros. Por otra parte, con los valores del coraje y del esfuerzo se está desarrollando a la vez algo tan valioso como es el espíritu de superación (de uno mismo frente a sus objetivos o adversidades).

 

4. CONOCIMIENTO. Entendido como la sapiencia y la experiencia que una persona va adquiriendo sobre una materia específica (en este caso la defensa personal). Para lograrlo se requiere motivación, interés de aprender bien, con inteligencia y buscando siempre la excelencia en el aprendizaje. También nos referimos a ser personas de conocimiento y usar con conocimiento lo aprendido, es decir ser personas sensatas y responsables. Todo ello es lo que tratamos de enfatizar constantemente en nuestras clases.  

 

5. RESPETO. Entendido como el reconocimiento y consideración que se debe a las otras personas. Pero a la vez el respeto tiene que ser mutuo entre todos para lograr una correcta interacción. Y no solo con los demás, sino con uno mismo reconociendo su dignidad humana, evitando aquello que le daña y logrando una sana autoestima. En nuestras clases la autoridad es el Instructor el cual debe ser tratado con respeto por sus alumnos, e igualmente el Instructor debe tratar a todos sus alumnos con respeto y amabilidad.

 

6. SOLIDARIDAD. Entendido como la ayuda altruista que se ofrece a una persona, especialmente en situaciones difíciles. Es la base de otros grandes valores como la generosidad, la amistad, el compañerismo, la lealtad y el honor. En nuestras clases se traduce por parte del Instructor y de los alumnos en una ayuda genuina, con paciencia y buena voluntad para ayudar a quien más lo necesita en cada momento como puede ser un alumno principiante o que por su situación personal o profesional necesita una mayor atención. Aunque a las personas de buena voluntad siempre les sienta bien hacer el bien, esta ayuda se hace por empatía y sin esperar nada a cambio. Y seguro que la persona ayudada, en cuanto tenga ocasión, se sentirá inclinada a hacer lo mismo con otros compañeros que en sus circunstancias necesitan su apoyo. No fomentamos la rivalidad, el espíritu competitivo, el medirse entre compañeros, sino justo lo contrario: fomentamos el compañerismo y la ayuda mutua para avanzar. Por ejemplo, cuando se está practicando un ejercicio/técnica en una pareja de entrenamiento no se convierte en un “a ver quien gana” rivalizando entre ambos, sino que quien en ese momento tiene el rol de agresor se convierte en el “entrenador” de su compañero permitiéndole/complicándole trabajar para que perfeccione sus técnicas y su resolución en combate, para que perfile sus destrezas y mejore su capacidad defensiva.

 

7. GRATITUD. Entendido como el sentimiento de agradecimiento ante un beneficio adquirido. Al sentir gratitud, la persona desea corresponder de alguna manera. Pero no se trata tanto de devolverlo con otro igual, sino de mostrar afecto y apreciar ese acto de generosidad y bondad. En nuestras clases tenemos muchas ocasiones para cultivar la gratitud: cuando uno aprecia la ayuda técnica, el apoyo y el buen trato personal de sus compañeros y su Instructor, cuando uno valora los beneficios de todo lo relacionado con las clases, etc. Mientras que la ingratitud es un comportamiento desagradable y mezquino, la gratitud genera bienestar tanto en el que la expresa como en quien la recibe.

 

8. HONESTIDAD. Entendido como el conjunto de cualidades personales como la decencia, la sinceridad, la justicia, la rectitud y la honradez. Lejos de recurrir a mentiras, trampas o subterfugios para lograr ciertos objetivos, la persona honesta siempre antepone la verdad y es honrada en las palabras, en las intenciones y en las obras. Como dijo Lucio Anneo Séneca hace casi 2.000 años: “Quod non vetat lex, hoc vetat fieri pudor”, es decir “Lo que no prohíbe la ley, lo prohíbe la honestidad”. En nuestras clases tratamos de evitar personas con actitudes poco éticas, deshonestas, más bien buscamos justo lo contrario: tratamos de aportar lo mejor de nosotros mismos, de mejorar como personas honradas y justas.

 

9. LEALTAD. Entendido como un no traicionar a una persona que nos ha brindado su confianza, o que nos ha ayudado o nos ha tratado amablemente, así como faltar el respeto al colectivo al que libremente se pertenece. La lealtad es un corresponder, un compromiso moral que se tiene con los demás. En nuestras clases, la lealtad se cultiva en todas las dimensiones: entre los alumnos, Instructores, el sistema y la asociación DEFENSUS®, y su Maestro fundador. La lealtad es algo elemental basado en la confianza y el respeto.

 

10. HUMILDAD. Entendido como el reconocer que, aunque toda persona tiene una dignidad y un valor irrebatible, y quizás con algunas cualidades o logros sobresalientes, nadie se encuentra por encima de los demás. Todos tenemos defectos y virtudes. Por tanto, una persona humilde no usa sus talentos propios para ponerse “por encima” de los otros sino para ponerse “al servicio” de los demás sin cabida para la soberbia, la egolatría, el orgullo, la arrogancia, la vanidad o el desprecio hacia las otras personas, todas diferentes y únicas pero exactamente iguales en dignidad. Como no podía ser de otra forma, este valor es muy exigido en nuestras clases pues es primordial para una sana y enriquecedora interrelación entre todos los miembros del colectivo, desde los alumnos principiantes hasta los Instructores y Maestros.

 

Nadie es perfecto, pero lo inteligente es tratar de mejorar y de avanzar hacia el bien. Es cuestión de buena actitud y de generar el ambiente propicio. Así que, si nos esforzamos en cultivar todos estos valores éticos y humanos, si nos esforzamos en aportar lo mejor de nosotros mismos, ¡y si es con buen humor, aún mejor! indudablemente vamos a mejorar muchísimo como combatientes y como personas.

 

 

MÁS CONSIDERACIONES…

Otro rasgo característico de DEFENSUS® es que no tiene vinculación ni siente atracción por las filosofías, tradiciones, léxico y simbologías orientales (de China, Japón, Corea, Tailandia, etc.). Al contrario, apreciamos y admiramos mucho la tradición, cultura y conocimiento occidental. Así queda reflejado en nuestra filosofía y valores, y así queda representado heráldicamente en el significado de cada uno de los elementos presentes en nuestro emblema (escudo de armas, león rampante, laurel, color azul y corona de doce estrellas) y en el uso del latín (junto con el español y el inglés) en nuestro léxico y textos. Nuestra fuente de inspiración son los nuestros, los mejores guerreros que ha conocido la Humanidad, desde los célebres guerreros íberos o espartanos hasta los actuales Navy SEAL o los “Boinas Verdes” de Operaciones Especiales.

 

Por último, para nosotros lo verdaderamente importante son las personas. No somos una organización “comercial” ni tratamos como simples “clientes” a nuestros alumnos. Nuestro deseo es que todos sean bien tratados, de la forma más cercana y humana posible, con respeto y amabilidad. Y que aprendan bien a proteger su vida en el mínimo tiempo posible, con una formación de la máxima calidad, excelencia y profesionalidad con nuestros Instructores y Escuelas DEFENSUS®. Se trata de vidas humanas, no de muñecos. La capacidad de salvar/proteger personas en situaciones reales dependerá de como haya sido su adiestramiento defensivo.

Contacto:

Defensa Personal DEFENSUS® Self-Protection Science
Teléfono: +34 637156775 +34 637156775

Correo-e: info@defensus.es

¿Quieres aprender a defenderte?

Con DEFENSUS® ya puedes aprender a proteger tu vida y la de tus seres queridos con técnicas muy simples y aprendidas en un ambiente de entrenamiento ameno, sano y agradable ¡incluso con sentido del humor!

¡Prueba una clase gratis!

En todas nuestras Escuelas Oficiales DEFENSUS® dispones de una clase gratuita y sin compromiso para que conozcas nuestras técnicas, nuestro método, nuestro ambiente de entrenamiento, etc.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© ASOCIACIÓN DEFENSA PERSONAL DEFENSUS